Los edificios antiguos de Barcelona lavarán su cara antes de 2020

El metro cuadrado de edificios de segunda manos en Barcelona ronda los 3.200€ en la primera mitad de 2018, una cifra que para muchos está fuera de alcance, mientras que para otros es toda una oportunidad de inversión. Sin embargo, lo que todos tienen en común es el cumplimiento de la normativa europea que pone como fecha límite el año 2020 para que todos los edificios sean sostenibles y cumplan con unos requisitos mínimos en materia de certificación energética. Esto significa que muchas viviendas, en venta o no, necesitan llevar a cabo reformas de pisos en Barcelona, así como otros cambios estructurales.

¿Cómo afecta al sector inmobiliario?

Esta medida afecta de forma clara y evidente al mercado inmobiliario de Barcelona. Si por una parte ya era obligatorio realizar un informe de certificación energética de una vivienda para poder ponerla en venta o en alquiler, ahora es obligatorio llevar a cabo una serie de mejoras estructurales que conviertan al edificio en un inmueble más sostenible y que consuma menos recursos.

La pregunta que muchos expertos inmobiliarios y propietarios que desean vender su vivienda se hacen es: ¿Llevo a cabo las obras antes de la venta o dejo que sea tarea del nuevo propietario?

Aquellos que opten por la primera opción, se libran de tener que hacer frente económicamente a las obras, pero también se verán obligados a ajustar el precio de venta, pues en menos de dos años los nuevos propietarios tendrán que llevar a cambio estos gastos.

barcelona

Los que optan por la segunda opción buscan exactamente lo contrario, poder obtener un mayor margen de beneficio con menor posibilidad de negociación con el nuevo propietario porque el inmueble a vender ya cuenta con estas obras de mejora ejecutadas.

Por tanto, ya no se trata solamente de vender una vivienda de segunda mano reformada o sin reformar, sino que también entran en juego otros factores que sin duda influyen sobre el pecio de venta y en las posibilidades de ajustarse al presupuesto inicial o de tener que bajarlo considerablemente para poder darle salida con relativa facilidad.

¿Cuál es la situación actual?

Según el Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña, los propietarios de un inmueble deberían invertir el 4% de su valor en obras de rehabilitación del inmueble/edificio. Y aunque el año pasado estas reformas crecieron un 11% en la Ciudad Condal, el parque de viviendas sigue envejeciendo.

En este sentido, se ha activado el Plan Estatal de Vivienda contemplan, hasta 2021, ayudas para que propietarios de viviendas unifamiliares y comunidades de vecinos de viviendas colectivas puedan llevar a cabo la mejoras en lo relacionado a la eficiencia energética, la instalación de sistemas de calefacción, el acondicionamiento térmico o la producción de agua caliente sanitaria, entre otros.